Sus Pies

1.- Hallux Abductus Valgus o» juanete»

Es una compleja deformidad que afecta al primer segmento metatarso-digital del pie, viéndose afectados por tanto el primer metatarsiano junto con sus dos sesamoideos, el primer dedo y la articulación que los une, la 1ª articulación metatarsofalángica. En ocasiones produce una gran inflamación que provoca dolores en la zona y una mayor desviación del primer dedo, que puede elevarse sobre el segundo y, a consecuencia, provocar dolor en la planta del pie.

2.- «Juanete de sastre» o Taylor´s Bunion
El juanete del sastre surge como consecuencia de la inflamación del quinto hueso metatarsal en la base del quinto dedo. Es similar a un juanete (el mismo tipo de dolencia que afecta el primer dedo). Igualmente se produce una desviación lateral.

3.- Dedos en garra y dedos en martillo
Esta patología puede ser causa de varios problemas, como el uso de zapatos inadecuados que pueden causar una mala posición de los dedos provocando callosidades y dolores que pueden derivar en infección. Los dedos se desvían lateralmente (clinodactílias), y longitudinalmente (mazo, martillo, garra).

4.- Hiperapoyo metatarsal o hundimiento del arco transverso (metatarsalgia)
Este problema surge cuando los metatarsianos no se colocan en el plano de apoyo con la misma inclinación y longitud. Un exceso o defecto en dicha inclinación o hundimiento del metatarsiano o en la longitud del mismo pueden ocasionar una alteración del arco transverso anterior y de la parábola metatarsal, provocando hiperapoyos plantares y dolor en la marcha.

5.- Enfermedad de Freiberg
Una de las causas de dolor a nivel de las cabezas metatarsales es la necrosis aséptica o enfermedad de Freiberg. Puede ser de naturaleza idiopática (origen desconocido) o consecuencia de un trauma único o repetido. Provoca una falta de vascularización temporal en la cabeza metatarsal.

6.- Neuroma de Morton

Se manifiesta en forma de dolor producido por la irritación y compresión de una raíz nerviosa situada entre dos metatarsianos. El dolor produce quemazón, calambres, que pueden reflejarse en el resto de los dedos, siendo sobre todo frecuente entre el tercer y cuarto dedo.

7.- Talalgias: Fascitis plantar (Dolor de talón)
La Fascitis plantar consiste en una inflamación de la fascia o aponeurosis que envuelve la musculatura de la planta del pie. La fascia, que discurre desde las cabezas metatarsales hasta el calcáneo, puede afectar a toda la planta, aunque su localización más frecuente es en el arco del pie o a nivel de la región del talón donde se inserta con el hueso calcáneo.

8.- Talalgias: Espolón Calcáneo (Dolor de talón)
Como consecuencia de un stress local mantenido en el tiempo, se produce la formación de una exostosis (crecimiento en forma de punta de flecha) ósea a nivel de la inserción de la fascia en el calcáneo. En las personas con exceso de peso o una arquitectura muy exagerada del pie se puede acelerar la formación de este proceso. Suele causar un fuerte dolor al comenzar a caminar por la mañana o después de un periodo de reposo, aunque se alivia pasados unos momentos.

9.- Talalgias: Síndrome de congestión calcánea (Dolor de talón)
Se caracteriza por un dolor que se provoca en el talón, normalmente este dolor aumenta al realizar ejercicio y con la bipedestación (estar de pie) prolongada. Esta patología es de características congestivas, que provoca edema en el hueso calcáneo.

10.- Síndrome del tunel tarsiano o del canal tarsiano
Se produce al quedar atrapado el nervio tibial a su paso por la corredera anatómica denominada tunel tarsal en la cara interna del tobillo. Causa dolores que se desvían hacia el arco interno del pie y, en los dedos suele provocar sensación de adormecimiento, hormigueo, quemazón, que impiden la deambulación normal.

11.- Síndrome del Seno del Tarso
Se produce por la rotura del ligamento interóseo astrágalo-calcáneo o la inflamación de esta región, provocando alteraciones en la marcha y claudicación. Suele ocasionarse por sufrimiento en la zona al andar sobre superficies inestables o irregulares y en ocasiones consecuente con posturas o marchas antiálgicas que adopta el paciente ante traumatismos previos o cirugías previas.

12.- Uña Encarnada
A consecuencia de la presión que produce el calzado se produce la introducción o enclavamiento de la uña en la piel. Un mal corte de la uña o alteraciones anatómicas de la misma, también pueden provocarla, pudiendo llegar a infectarse y provocar un dolor bastante agudo.

13.- Osteocondroma subungueal
Se trata de una exóstosis (crecimiento de hueso) de carácter benigno en el dorso de la última falange de los dedos, al presionar en la zona de crecimiento de la uña se provoca dolor. Suele ser debido a traumas previos o alteraciones anatómicas del dedo por las que adopta una posición en hiperextensión (dedo elevado en la punta).