fbpx

Cirugía

En esta sección hablamos de casos clínicos de distintas cirugías podológicas, algunas de ella de mínima incisión, con su consiguiente ventaja en el tiempo de recuperación

Podólogos de la intervención de juanete

Caso clínico. Cirugía MIST en juanete

Paciente contenta, podólogo satisfecho

Cirugía mínima incisión para juanete y nueva articulación.

 

Hoy quiero contarte este caso del que estoy muy orgulloso porque nuestra paciente, Piedad, vino a consulta con un horrible dolor en la planta del pie derecho. Este dolor se debía a un pronunciado juanete que arrastraba al segundo dedo a una subluxación (un esguince constante). Te puedes hacer una idea del tremendo dolor que es vivir, andar, estar todo el día, con un esguince en un dedo del pie.

 

Tras consulta y valoración le propusimos a Piedad operarle el pie. En este caso la cirugía tenía que realizarse en quirófano por lo que nos citamos en Badajoz. A la cirugía asistimos los podólogos Diego Díaz Franco y Francisco M. Piqueras, de Clínica Piqueras de Madrid.

cirugía mist dfranco clínica almendralejo

En quirófano

Para hacer desaparecer ese dolor que le impedía hacer vida normal a Piedad lo que hicimos fue corregir el juanete y esa subluxación en el segundo dedo.

¿Cómo lo hicimos?

Mediante cirugía MIST (Minimally Invasive Surgical Technique) alineamos el juanete y creamos una nueva articulación en la que tanto el 2º metatarsiano como la falange proximal del 2º dedo fueran congruentes.

Por suerte el ángulo del juanete y la congruencia articular de la 2ª articulación metatarsofalángica estaban al límite para poder realizar esta técnica y así se pudo evitar una cirugía abierta, que conlleva mayor traumatismo para los tejidos y por tanto requiere un postoperatorio más doloroso y mayor tiempo de recuperación.

En este vídeo explico de una manera sencilla en qué consiste esta técnica

Por último te dejo la radiografía de la paciente una semana después de la operación de juanetes.

radiografia de juanete corregido y articulación curada
Radiografía tras 7 días de cirugía mist

Os iré informando de la evolución de Piedad en redes sociales.

 

¿Quieres saber algo sobre cirugía o sobre podología? Deja un comentario aquí.

Caso clínico. Uña clavada

Cirugía en clínica para uña clavada.

Sin ingreso y paciente que se va andando a casa

Hoy voy a hablaros de este caso que tuvimos hace poco y en el que el paciente, de 19 años, vino con una uña clavada, con inflamación y mucho dolor. Y tras 30 minutos de intervención en la propia clínica y anestesia local se fue a casa andando, calzado y en un mes recuperó la normalidad total en su dedo.

Se nos presenta un caso de uña clavada de dos meses de evolución y con proceso crónico de infección e inflamación, el labio ungueal ha comenzado a fibrosarse y a endurecerse. 

 

Como vemos en la imagen presenta un abultamiento importante, inflamación y supuración con pus.

 

Uña encarnada tras 2 meses de evolución.

El paciente tiene dolor intenso que le impide calzarse y hacer vida normal. Como él dice “un calvario”.

Le recomendamos realizarle una pequeña cirugía allí mismo, con media hora aproximadamente de duración, anestesia local y con la que podrá irse a casa andando. El paciente, evidentemente, nos pide que hagamos lo que tengamos que hacer para quitarle ese dolor que le impide hacer casi cualquier actividad. A continuación os explico en qué consiste esta intervención y cómo es la recuperación.

Aplicamos anestesia local, limpiamos el canal, se retira el tejido fibrosado y endurecido, y se recorta la uña desde la parte más distal hacia la parte más proximal, donde está la matriz.

Limpiamos la zona y se retira la espícula de uña, se estirpa parte del tejido fibrosado y endurecido del labio ungueal. Procedemos a fenolizar (aplicar fenol para quemar la matriz en ese lateral para que la uña no crezca más ahí). Neutralizamos el fenol con alcohol y se aplica pomada.

El paciente se va andando a casa, con muchísimo menos dolor, calzado, y es citado para revisión a los siete días.

Durante la semana el paciente aplicará pomada en curas diarias.

A las dos semanas la cicatrización es muy buena y la uña presenta ya buen aspecto.

Finalmente después de un mes de la cirugía en la clínica el paciente recibe el alta con una uña completamente recuperada.

Como véis lo que llegó siendo un dolor intenso que impedía la vida al paciente en menos de una hora se había resuelto, y en un mes la uña estaba totalmente recuperada y durante la recuperación el paciente pudo hacer su vida con normalidad y sin dolor.